El antes y el después del cloud computing

AltaVault de Netapp

Visitas: 343

En los tiempos que corren donde la informatización es más que evidente en prácticamente todos los sectores, una de las áreas más importantes (y quizás de la más olvidada), es el "backup" o salvaguarda de los datos. 

Tanto si hablamos de PYMES, multinacionales o pequeños autónomos los datos almacenados en los equipos informáticos son de vital importancia para la continuidad de negocio, además de ser obligatorio por ley, y el no cumplimiento está sancionado con multas.

Es cierto que los sistemas de backup en entornos empresariales no son baratos y se encarecen cuantos más datos tengamos. Este es el motivo principal por el que muchas empresas no prestan la debida atención  a sus backups hasta que sufren la caída de un servicio o perdida de datos. De ahí la importancia de disponer de una buena infraestructura y gestión de backup.

Por todo esto no debemos pasar por alto el "cloud" como una solución a nuestros problemas de backup y recuperación.

El cloud computing o computación en nube supone una nueva forma de prestación de los servicios de tratamiento de la información, válida tanto para empresas, particulares y administración pública.

Una solución de cloud nos permitirá optimizar la asignación y el coste de los recursos asociados a las necesidades de tratamiento de información. Eliminamos la necesidad de realizar inversiones en infraestructura ya que utilizamos la que nos proporciona la plataforma de cloud, garantizando que no se generan situaciones de falta o exceso de recursos, así como el sobrecoste asociado a dichas situaciones.

En un entorno de cloud computing la gestión de la información está de forma virtual en manos del cliente que contrata los servicios de un proveedor de cloud y accede a esta a través de internet.

El proveedor del servicio puede encontrarse en, prácticamente, cualquier lugar del mundo y su objetivo último será proporcionar servicios optimizando sus propios recursos a través de, por ejemplo, prácticas de deslocalización, compartición de recursos, movilidad etc…

¿Cómo podemos integrar estos recursos de cloud en la infraestructura existente de nuestra empresa, sin que nos abrume y se convierta en un obstáculo a la hora de migrar a un entorno cloud seguro?

La revolución en el mundo del cloud se llama AltaVault. Se trata de una solución de almacenamiento en la nube, basada en dispositivos tanto físicos como virtuales (VMware ESX y Microsoft Hyper-V) y de cloud computing que permite a los clientes preservar las inversiones anteriores de software de respaldo, mientras se integran en el cloud, tanto en cloud privado como el cloud público.

El cloud hibrido que incorpora AltaVault de NetApp, proporciona unos ahorros, velocidad y seguridad convincentes, que permiten a las organizaciones cumplir con sus niveles de servicios de backup y recuperación.

AltaVault ofrece la confianza de que, con independencia de dónde residan los datos, podemos controlarlos, integrarlos, moverlos, asegurarlos y gestionarlos consistentemente.

Las soluciones de respaldo tradicionales, son lentas, caras, complejas y no exentas de riesgo. De ahí la necesidad de buscar soluciones que proporcionen una recuperación instantánea con mínimas perdidas de datos. AltaVault permite realizar un respaldo de datos en cualquier nube y a un coste de hasta un 90% menos que otras soluciones de respaldo local.

Una de las características principales de AltaVault frente a sus competidores es la compresión y deduplicación en línea, lo que resulta en un ratio de 30:1 de reducción de datos. Cuantos menos datos almacenamos en la nube más rápida es la transferencia. La optimización de WAN y la deduplicación incorporadas reducen la cantidad de datos transportados al cloud y aceleran los tiempos de transferencia hasta cuatro veces. A la hora de realizar restauraciones, AltaVault mejora la capacidad de recuperación, porque el 95 % de las restauraciones se producen desde la memoria caché local. Con la carga anticipada inteligente, AltaVault es capaz de restaurar datos desde el cloud en cuestión de minutos, hasta 32 veces más rápido que con cinta.

Otra de sus características más importantes es su escalabilidad, los dispositivos AltaVault parten de tan solo 2 TB y se pueden escalar hasta 57 PB de datos protegidos en el cloud, lo que convierte a AltaVault en uno de los productos de almacenamiento integrado en el cloud más escalables del mercado, podemos escoger una puesta en marcha física, virtual o basada en cloud con clouds de AWS o Azure.

Si llegados a este punto existe el "pero" de la seguridad, decir que, AltaVault, cifra los datos conforme a las normativas vigentes. Los datos se cifran y protegen, tanto si están en tránsito como en reposo, mediante el cifrado AES de 256 bits, que es conforme a FIPS 140-2 de nivel 1 (validación en curso) y el cifrado TLS estándar del sector.1 Las claves de cifrado se pueden gestionar localmente con KMIP y no salen en ningún momento del centro de datos.

El pasado 15 de junio, pude asistir a la presentación del nuevo AltaVault 4.3, del cual puedo apuntar que entre sus mejoras se encuentran:

  • Soporte protocolo SnapMirror.
  • Admite operaciones de backup y restauración de volúmenes con ONTAP FlexVol.
  • Administración de backups mediante línea de comandos ONTAP 9.2, o mediante interface gráfico empleando SnapCenter software.
  • Soporte de Amazon Snowball (un medio rentable y eficiente de mover datos a la nube aprovechando la  deduplicación, compresión y cifrado de AltaVault. Los dispositivos Snowball pueden transferir terabytes de información de AltaVault a la nube de Amazon. Una solución ideal cuando tenemos el reto de mover grandes cantidades de datos a la nube.
  • FabricPool, no se trata de un software que sustituya al software de backup y recuperación si no mas bien de una forma de optimizar a la hora de mover datos de producción a entornos Cloud S3, como , moviendo datos que no están en uso (fríos), entendiendo por bloque frio aquellos a los que no se ha accedido durante las ultimas 40 h, liberando espacio para otras cargas de trabajo.
  • Administración de inicio de sesiones mediante Active Directory.
  • Múltiples controladores de dominio, (pudiendo definir preferidos).
  • Actualizaciones importantes en el área de la seguridad y el compromiso de Netapp para resolver cualquier vulnerabilidad en sus productos.
  • Revisión de la lista de proveedores de Cloud (CSPs) y aplicaciones de backup.
  • La conectividad S3 pasa a llamarse S3 Compliant Connector.
  • Además, Oracle Object Storage pasa a llamarse Oracle Storage Cloud Service.
  • Posibilidad de usar activadores basados en eventos, tales como: error de disco, alarma de integridad de datos, se ha alcanzado la capacidad de almacenamiento en la nube o la partición del disco está llena.

Autor

Imagen de José Francisco Gómez Gosálbez

Ingeniero Senior Área Business Platform

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.